He procurado que no me salga mucho la vena crítica, por favor, obviar lo tachado.

“Los números, tío, lo importante son los números” o algo parecido deben decir año tras año cuando se sientan a organizar la media de Madrid o esa es la percepción que me llevo. El crecimiento en los últimos 5 años, si los números están bien, es simplemente espectacular, y sinceramente, la carrera está lejos de haber dado una respuesta acorde a ello. Pero bueno, ¿qué sé yo, no?

Este año para seguir con la tónica habitual de estos años, iba sin muchos kilómetros y con la intención de pasármelo bien, además iba a ejercer de liebre (gritona, pesada y con funciones de Dora la aguadora)  de una amiga. Dicho esto, el objetivo era pasarlo bien y ese lo cubrimos bastante bien.

La feria del corredor… bueno, la feria la dejamos para luego, pero todo un éxito, ¿no?

La media y su ropero son un ejemplo de como estar comprometidos con la salud del corredor. Se ve que para evitar el tema de los #runnerssuicidas han pensado que lo mejor es colocar un calentamiento dirigido. Está es una piedrecita sobre la que año tras año no quejaremos porque es raro que no haya ninguna opción (echo de menos aquellos tiempos en los que se salia del propio Retiro). En fin, creo que es un tema de velar por nuestra salud y de que los maratonianos sumaran kilómetros para su tirada larga.

Te bajas trotando al punto de encuentro, o más bien lo intentas porque el tapón de gente empieza antes de poder acceder al paseo del Prado. En fin, que a todo esto, entrar en un cajón no es ni planteable, hay más gente hacinada que en cualquier garito de Madrid a las 4 de la mañana. La única opción era esperar a que avance, que bueno, creo que no íbamos a intentar ganarle a nadie.

Una vez dentro, la cuestión de siempre, ir buscando huecos que Madrid tiene calles amplias. Dicho esto, la sensación de pocos espacios casi casi la comparo con los peores tapones de la San Silvestre (bueno, hace mucho que no la corro, igual ya ni se corre). Oleadas? De eso hubo? Vamos, que sí, que la foto aérea de la salida queda muy bien, pero probablemente la experiencia del corredor mejore un poco.

Salida lenta, aunque no más que otras veces. Tras un poco de adaptación, ritmo crucero programado hasta Plaza Castilla. A Runner Enfurecido le habrían provocado sarpullidos el número de recortadores congregados, alguno creo que el GPS debe haberle dado una distancia curiosa. Pero bueno, pasaban los kilómetros (pese a que me han dicho que había, y pese a que los buscaba… pues no, no tuve cojones de ver casi ninguna marca kilométrica, miento, los 5 últimos estaban más o menos visibles) y la cosa parecía ir según lo previsto. Avituallamiento y primera sorpresa, sin indicaciones, cortos y pese a la predisposición de los voluntarios, un desastre. Lo curioso es que se repitió en los tres avituallamientos, botella de agua (genial). Preguntar si no les da para poner alguna bebida isotónica, lo dejamos para otro día, que creo que fueron suficientemente malos como para pedir encima algo más que agua.

Corre chiquilla y no me mires así que tú eres la que ha insistido en bajar de 2h; mira, los de la BRIPAC cantando; los bomberos; Plaza Castilla,  y ya te dije que ahora era cuando tocaba correr, no? más BRIPAC, calles algo más estrechas y nuevos tapones. Y cuando ya parece que lo tienes, zas, Alfonso XII para recordarte que en Madrid te lo tienes que ganar, que alguna cuesta hay; bueno, que hay cuestas y que el tráfico te lo vas a encontrar de frente. Y a todo esto meta, que ni te has enterado.Meta media maratón Madrid 2017

La feria del corredor (nos vamos a un sitio céntrico pero no pensamos que es pequeño y que en cualquier caso, hay que pasar un arco de seguridad… ni para Doña Manolita se ven esas colas); el paseo desde el ropero (conocido pero no por ello a gusto del corredor), el caos de la salida (¿alguien acreditó marca? ¿Alguien salió en su cajón? ¿Cuanto tiempo antes os metisteis? ), los avituallamiento (mal señalizados, cortos y únicamente a un lado, bebidas isotónicas ya parece un lujo), kilómetros marcados y visibles (hay quien dice que estaban marcados, yo sólo me fijé en los últimos 5km), algunas zonas en obras sin ningún tipo de señalización (Santa Engracia bien, no?)… en fin, la sensación de una carrera que ha sobrepasado a la organización pero que en cualquier caso, llamame raro, me gusta.

La Media de Madrid es la primera media de muchos y eso le da cierto ambiente festivo, es también la media en la que el ayatolá del tractorismo volvio a traicionar su principios haciendola a toda hostia (bueno, igual dice que eso es ir lento) y es la media en la que nos quedamos muy cerquita del objetivo, así que… ¿qué más da?

Por cierto, me gustaría saber que tipo de recovery tomaron algunos que veían avituallamientos largos y a ambos lados.

P0150384
El chándal está más de moda que nunca