Tengo un frontal, ¿por qué tengo un frontal? Pues no sé, imagina que un día te hace falta, no?

El caso es que me apunté al II Cross Nocturno de Navacerrada, una de esas carreras que se inventan para que haya más ambiente en la salida del GTP110 y para que otros probemos lo que es meterse en el monte por la noche con luna nueva.

Una de las cosas que más me apetecía era ver la salida de la gente del GTP110 pero antes tocaba recoger dorsal y tomar algo para hacer tiempo. Prometo que no fue una caña.

Lo que me quedó claro es que “las pintas” o la cara loco la debo tener porque me mandaban una y otra vez a la cola del GTP pese a que me ponía y preguntaba por el Cross… en fin, me tendré que meter el año que viene a una más larga.

La salida del GTP impresiona con  frontales encendidos y todos los locos que se atreven con los 110 km… algunos tenían pinta de no saber donde se habían metido.

Bueno, y tras los locos, el resto… Como siempre una fauna variada y curiosa: el friki, el machaca, las niñas que quieren probar esto, el gordito, el cuarenton, el que va de kilian de arriba a abajo, los mochileros que piensan que estamos en la GTP110…

Calentamos un poco, veo que hago con el chip… (el sistema chip en la muñeca y que te lo lean como en el corte ingles no me convence, pero imagino o espero que sea más barato para la organización, sino, que me lo cuenten si eso…), frontales encendidos y salimos.

Al principio viendo que tal voy porque para lo que había entrenado no quería estar con la lengua fuera desde el principio, y la verdad, error a medias, me encontraba más o menos bien y cuando me quise dar cuenta me encontraba en un paquete de gente que piensa que están en la F1 tapando los huecos para que no los pasen. A mi estas cosas cada día me sorprenden más pero no sé, parece que son felices queriendo quedar el 178 en vez del 179… cuestión de llegar a las primeras subidas y que empezaran a ir quedándose por el camino. Yo to feliz, una subida, otra subida… y en una subida larga (“la subida”), cuando parecía que estabas llegando arriba, el voluntario suelta “bueno, ánimo, que ahora empieza la subida de verdad…” – sus muertos con la subida…- ahí me acordé de que hay que salir más al monte y esas cosas pero bueno, oye, me quedé en tierra de nadie, disfrutando un poco de ir con el frontal buscando por donde continuar y arriba me sentí con suficientes ganas para tirar como pude hacia abajo… y en mitad de la bajada “apagad los frontales”… entrabamos en una zona del parque natural y al parecer a los bichos no les gusta la luz (lo que no es entendible es cruzarse un poco mas abajo en un área se influencia a un grupo de 4 coches montando su propia discoteca en mitad del campo…). Ir sin luz en una noche de luna nueva fue toda una experiencia y tras un par de minutos de adaptación ya ni me acordaba, la verdad, una experiencia que no esperaba. Lo peor fue recuperar la luz… torcedura fuerte y los últimos km con alguna molestia.

Lo que no parece entendible es que Depa se lleve promocionando los bares 3h y al llegar era casi imposible tomarse una cerveza, menos si pretendías ducharse.

El año que viene más km?