¿Por qué nuestras tiendas favoritas nos discriminan y la única manera de encontrar su “ropa técnica” es a través de la web? ¿No pensaréis que vamos a compraros un chán20160523_230339-1dal, no?

He tenido que volver a Internet para traeros el outfit de esta semana. La firma elegida ha sido pull&bear, sí sí, pull&bear también ha pensado que puede aportar su granito de arena a que sudemos con estilo, y sí, lo de sudar con sus prendas creo que está garantizado.

Como podéis ver amigas, las firmas siguen apostando por los tonos negros para la moda runner masculina y la variedad en moda primavera verano es escasa. Se echan de menos tonalidades más vivas propias de la ropa veraniega, sin embargo, parecen querer abocarnos a la sobriedad y el luto.

Me he decantado esta vez, por un pantalón de corte clásico y una camiseta sin estridencias pero con un dibujo trasero que se inspira claramente en las burbujas de una cerveza helada tras el entreno.

Camiseta: negra, manga ranglan y con dibujo teóricamente reflectante en la espalda. Poliester y viscosa para venir a darnos como resultado, un producto que quiere imitar al algodón y que al tacto, me pareció una vuelta al pasado… ¿qué será lo próximo que propongan,  correr con camisetas de publicidad?
El corte me pareció incómodo, alejado de los habituales diseños. Y claro amigas, entre el corte y el tacto, podría pensarse que fuera sólo para hacer lucir cuerpazo en el gimnasio, pero y entonces, la parte de las burbujas que supuestamente es reflectante, ¿es para el aftergym?

20160527_002350
Una vez en la calle no se comportó mal aunque bien es cierto que no se le exigió mucho (salida tranquila, nocturna y un día de no mucho calor). La sensación es buena ya que al roce con la piel es más agradable que nuestras habituales camisetas técnicas. Lo de transpirar lo lleva peor pero durante la carrera fue menos incómoda de lo que esperaba.

Pantalones cortos: negros y de corte clásico, ideales para lucir pierna recién depilada (no sé como se me pudo pasar). En este caso al tacto recuerda a una Kalenji y se comporta como tal, no es incómoda y cumple su función. No haría con ella una maratón y probablemente tengamos el mismo problema con la transpiración.

En definitiva, aún les queda camino por andar. Eso sí, para ir al gimnasio creo que os sobra.