Lo primero que debes recordar antes de meterte en el maravilloso mundo del running es que “CORRER ES LA HOSTIA”. Esto es importante que lo interiorices y que te lo repitas como un mantra que te ayude a superar esos momentos iniciales (bueno, y no iniciales, para que nos vamos a engañar) de esto de correr:

  • En esas primeras salidas después de no haber hecho deporte en tu vida, sí, en esas en las que si te ven los del SAMUR te paran a tomarte la tensión y  has corrido… 5 minutos: correr es la hostia.
  • En esas salidas en las que en vez de correr haces una interpretación propia de hacer CaCos, y se te olvida lo del Co justo al pasar por el bar: correr es la hostia
  • Agujetas hasta en las orejas: correr es la hostia
  • Entrenos con lluvia, frío, viento… : correr es la hostia
  • Lesiones (que las tendrás): correr es la hostia

Aquí lo importante es que te lo repitas, no hace falta que te lo creas, lo realmente importante es que los demás lo piensen o piensen que lo es. Ya sabes, el running es como Herbalife, no puedes quedar tú como el gilipollas que sufre corriendo, que se ha retirado de una carrera o que simplemente, de vez en cuando, no te apetece correr; el running es venta piramidal, ya sabes, pierde el que llega tarde: imagina que te compras to el equipo y se pasa de moda, ¿qué vas a hacer con unas zapas de 140 euros?. Esto no va de correr, bueno, también, pero lo realmente importante no es cuanto corres o lo deprisa que lo haces (bueno, si bajas de 4 min/km o haces ultras sí), lo realmente importante es que parezca que correr ES LA HOSTIA, y que sea lo mejor que te haya pasado nunca (si es así enhorabuena, eh?).

Correr es la hostia y es importante que te conviertas en un evangelizador del buen rollismo del running, así que recuerda que no debes irte a dormir sin comerle la oreja a tu pareja, compañero de trabajo o carnicero del barrio, eres runner y es un regalo que debes compartir. Recuerda, las redes sociales son clave, y ya te voy adelantando que necesitaras una cuenta de twitter, instagram, facebook, tinder?

Ahora que ya estás motivado y a tope de power (gracias Irene)… ¿vamos a comprar unas zapatillas, no?