Yo miro el calendario y lo lejos que estoy de algo parecido al estado de forma necesario para afrontar un maratón y me a reír, eso sí, es una risa nerviosa, con sus gotillas de sudor frío. Y mira que he corrido algún maratón «sin entrenar» propiamente. y bueno, no fue tan mal (acabé). Sin embargo creo que incluso haciendo el 70% en piscina iba mejor.

Toco visita al fisio para confirmar que hago las cosas mal. Digo confirmar porque vamos, nada nuevo en el horizonte, lo de hacer fuerza ya nos lo sabemos todos. Y claro, fuerza… joder, como iba a hacer fuerza si reniego del gimnasio y no tenía ni pesas, pues eso, que me he comprado unas pesas… Vamos, que llevo todo el pack completo.

Al final, como esto siga así, tengo que cambiar lo de como no preparar un maratón por como no correr un maratón…

La semana:

  • Lunes: partiendo de la experiencia del domingo, descanso obligado. Aún notaba dolor, así que preferí quedarme en casa.
  • Martes: llueve, pero llueve poco, y mi rodilla y mi glúteo parece que piensan que es un buen día para trotar con las gotitas de lluvia. Todo bien hasta que lo de correr se convirtió en natación porque me cayo toda el agua del miércoles encima. En fin, que conseguí hacer unos 40 minutos tranquilos con una serie larga intentando huir de la lluvia.
  • Miércoles: parada en boxes. Visita al fisio. Os podría contar lo del dolor y todo eso, pero ya sabéis que al fisio no se va a pasarlo bien.
  • Jueves; como si me hubiera pasado un camión por las zonas tratadas, así que nada de excesos, descanso.
  • Viernes: tocaba descanso y a ver, sí pero no ¿descanso de qué? En fin, que no me maté tampoco, algo de fuerza (a buenas horas) y salí a probar como iban los dolores 20 minutillos. Nada nuevo, eso sí, al GPS se le piro algo pinza y nada, tengo nuevo record de la milla.
  • Sábado: cuestas. Pues a ver, cuestas, que vivo en Madrid, si aquí todo son cuestas pa mi. Pues eso, que lo de las cuestas hechas y de regalo, seguían las molestias. Vamos, que el sábado me vi más fuera del maratón que dentro.
  • Domingo: tirada larga hecha a medias, de 2 horas y media hice 2, pero teniendo en cuenta lo acojonado que iba por la rodilla, pues oye, ni tan mal. Eso sí, la zona 2 esa sigo sin encontrarla.

Por cierto, la semana que viene, el domingo tengo que ver como corro una media maratón sin cruzarme con la maratón de Madrid. Bueno, intentaré además ir a hacer algún km con algún amigo necesitado.