Pues este año hemos repetido en Canillejas, y sí, hemos repetido porque el año pasado me gustó especialmente la carrera. Una de esas que te provocan un sufrimiento agradable. Sí, sufrimiento agradable porque hay que apretar un poco los dientes en las subidas y porque bajando te vienes arriba y acabas sufriendo aún más, y todo para acabar en meta buscando monedas de 2 euros como Ángel (enhorabuena mamona).

40 ediciones son unas cuantas, así que supongo que alguna cosa harán bien. Para empezar la hora… ¡las 11:30 am.! En serio, una carrera que no te hace madrugar y acaba para el aperitivo… Además es una carrera de barrio de principio a fin, con unos 3000 inscritos según decían en la salida pero con 2087 llegados a meta. Unos números muy parecidos al año pasado, aunque coincidiendo con la Ponle Freno (esta de barrio parece que no es) especial para los que prefieren madrugar. Además, al margen de lo diferentes que son ambos circuitos, la de barrio casi duplica los sub 40 (y esto es ya jalar un rato por muy favorable que sea el recorrido).

Mi móvil también quiso ser protagonista y este año poca foto os voy a enseñar (como si yo fuera de añadir muchas en los posts). En la emoción del momento, mi móvil decidió hacer una carrera paralela, escogiendo ir en uno de los bolsillos exteriores de la mochila que dejé en el ropero (si era yo, gracias por no mandarme a la mierda). Un trauma vamos.

Pero bueno, vamos a la carrera:

  • La recogida de dorsal se realiza en un par de tiendas Sketcher. Dos centros comerciales más la opción si eres de fuera de recogerla el día de la carrera. Aquí lo peor es que el horario de recogida en las tiendas esté limitado a las 14:00.
  • La camiseta tiene un diseño menos doloroso a la vista que la del año pasado, probablemente tuviera uno de los dibujos más feos que se hayan hecho. Mismo color (naranja butano) pero esta vez nos pasamos a la manga corta.
  • Ropero. Ya os he dicho que es el mejor ropero del mundo ¿no? A ver, mi móvil se paseó en la furgoneta fuera de la mochila y acabó sano y salvo en mis manos cuando volví a por mis cosas. Para evitar los sustos de alguno, no estaría de más que se avisara en la web o al realizar la inscripción de los horarios a los que se cierra el ropero, que alguna carrera vi.
  • Salida. La salida es complicada pero está claro que nosotros nos encargamos de hacerla aún más complicada. Es una salida rápida, con dos arcos porque las calles están separadas por un bordillo y en 10 metros curva de 90 grados y la primera bajada… Ya sabéis, si vas a andar igual deberías salir detrás.
  • El recorrido te garantiza acabar con un calentón si es que te apetece correr: baja, sube,sube baja, sube, baja, sube… Prefiero este tipo de carreras a la monotonía de la castellana.
  • El público. Hay público, y amigos, eso para ser Madrid ya es mucho. La hora y que sea la carrera del barrio le dan un ambiente que se echa de menos habitualmente.
  • La meta es algo sufrida después de tanta bajada pero ambientada y sin tapones, y lo más importante, con bares.

20191124_125513_hdr7215089157394686430.jpg

En fin, que el año que viene más.